¿Quiénes somos?
Localización
Japanese
Anillos Pulseras Pendientes Collares Broches  
TURMALINA

La turmalina es un silicato que cristaliza en el sistema trigonal cuyos cristales tienen aspecto de columnas estriadas con un estiramiento vertical con formas de triángulos esféricos en las secciones transversales, no menos características, debidas a la combinación de múltiples caras de la banda prismática.

El nombre de turmalina viene de la antigua palabra cingalesa « tourmali », que significa « piedras de colores mezclados », este nombre se aplicaba a una combinación de piedras de colores y se trataba principalmente de circones. Y es que, por un lado, la turmalina tiene la capacidad de parecerse a otras piedras preciosas y por otro, el color de la Turmalina es muy variable, dependiente de la composición química.

Por lo que respecta a la variedad de color es es relativamente frecuente que se den diversos colores en un mismo cristal o cristales de muchos colores que aparecen con un color diferente de cada lado del cristal. También existen cristales de un color dentro de otro cristal de diferente color.Estos últimos, con un interior rosa y un exterior verde, son conocidos como turmalinas melón de agua.

Por lo que se refiere a su capacidad de confusión con otras piedras, puede constatarse que, muchas piedras rojas de las joyas de la corona rusa del siglo XVII son en realidad turmalinas, a pesar de que se creía que eran rubíes.

En Sudamérica, donde se extrae la mayoría de turmalinas gemas, se les llama « esmeraldas brasileñas ». Nunca se sabrá cuál fue la cantidad de piedras verdes consideradas como esmeraldas y minadas a principios de la colonización portuguesa y enviadas a Portugal.

Pero la Turmalina, en sus variedades transparentes y cristales zonados es una gema semipreciosa de las más bellas y apreciadas, desde que en 1703, via holanda se introdujera en Europa desde Ceylan (Sri Lanka) en donde se encuentran los mayores yacimientos.

En 1989, unos mineros brasileños descubrieron una turmalina nunca antes vista. Este nuevo tipo de turmalina, llamado Paraiba, posee tonos azules muy vivos. Esta piedra rara, debe su color al sulfato de cobre y a una muy pequeña cantidad de oro y alcanza precios extremadamente altos.

Se creía que las turmalinas ayudaban a comprenderse. La turmalina ha sido tambien utilizada industrialmente por sus altas características relacionadas con la electricidad. Los cristales de turmalina se electrizan al calentarse atrayendo las partículas (piroelectricidad) . Tambien al frotarse o comprimirse; un extremo del cristal adquiere polaridad positiva y, el otro, negativa.(piezo electricidad). Esta peculiaridad se utiliza para la medir la presión lo que hace que la turmalina se haya utilizado en la producción de instrumentos de medida para submarinos y otros equipos militares. Por ejemplo, los indicadores que sirvieron para medir la potencia de las primeras bombas atómicas fueron fabricados con placas de turmalina.

Dentro ya de las anécdotas y la leyenda sobre la turmalina, es de destacar la afición de la última emperatriz de la dinastía Ch’ing, a la que le gustaba tanto, que compró grandes cantidades de una mina descubierta en California durante su reinado. La piedra se utilizaba como entalle, en prendedores de cadenas de reloj, o en los botones de chaquetas de la Corte Imperial y de personas importantes. La emperatriz descansa ahora sobre un cojín cuajado de ellas.

En el ámbito esotérico la turmalina se relacionan con la relajación del cuerpo y el alma y, paralelamente a esta relación, se utiliza para el tratamiento de enfermedades como la ansiedad, envenenamiento de la sangre, artritis y problemas cardiacos. En el plano psicológico se les atribuye facultades para aumentar la energía psíquica y neutralizar la energía negativa, lo que conllevaría a una mejora en la confianza de la persona , en su poder de concentración y en las facultades para alejar la desdicha.


Turmalina