¿Quiénes somos?
Localización
Japanese
Anillos Pulseras Pendientes Collares Broches  
AGATAS
El Ágata es un mineral conocido desde tiempos remotos siendo ya muy apreciado y explotado en el Imperio Romano. Su nombre está ligado al del rio Achates, al sur de Sicilia (Italia).A principios del siglo XIX, Los yacimientos más explotados eran los situados junto a Idar-Oberstein, (Alemania) , a los que pronto se le añadieron los ricos yacimientos de Brasil y Uruguay y, hoy en día, los tampoco despreciables de la India, Madagascar, Méjico o Estados Unidos. En nuestro Pais podemos mencionar, yacimientos de poca importancia. Entre otros, en los Montes de Toledo, Sierra Morena, Cabo de Gata, Isla de Alborán, Cerros de Almodovar, Los Angeles de San Rafael (Madrid), Alburquerque (Badajoz), etc.

Mineralógicamente hablando, el Agata es una variedad de la Calcedonia, cuyo nombre agrupa a todos los minerales con una matriz de sílice , más o menos amorfa por la presencia del ópalo, que incluye una estructura de fibras microcristalinas de cuarzo, en grupos paralelos cruzados que se manifiesta en franjas transparentes y opacas. Puede adoptar diversas formas y presentarse en muchas variedades. Consecuencia principal de esta estructura, poco homogénea y además porosa, es una ligera disminución tanto de su dureza como de sus indices de refracción, respecto a las del cuarzo puro y la posibilidad de absorber tintes artificiales.

Dentro de éstás características comunes a todas las Calcedonias, la que es propia de las Ágatas, es la de su coloración no uniforme, aunque tampoco ésta característica es excluyente respecto a los Ónices, que tambien pertenecen al mismo grupo.

Agata
Entre unas y otros, la distincion real está en que los diferentes colores, fácilmente identificables en ámbas variedades, contrastan fuertemente en los Ónices (por ejemplo, blanco y marrón oscuro) mientras que , en las Ágatas, las tonalidades son más homogéneas dentro de su variedad: blanco, gris azulado, beige, amarillo-naranja o marron rojizo. Ello es debido a que, en las Ágatas, cada grupo de fibras cuarzosas tiene su propia orientación, porosidad e inclusiones y ésta es su específica característica .

Una curiosidad relevante del Agata es la que se conoce con el nombre de "enhidros", que se produce cuando su núcleo está constituido por una gruesa gota de solución salina que engloba una burbuja de anhídrido carbónico Los colores puros y fuertes de las Ágatas, como el rojo intenso, el amarillo azufre, el verde esmeralda o el azul marino, son habitualmente "obtenidos" con sistemas “más o menos artificiales” en los que, algunos, como el de aplicación de calor, son considerados válidos por su sentido artesano utilizado desde la Antigüedad.. Esta técnica es frecuente en el caso de las ágatas que presentan zonas paralelas concéntricas (Ágata Orbicular) o zonas irregulares con efectos repetitivos (Agata Ruiniforme, Ágata Musgosa", etc.).

Puesto que los elementos intermedios entre Ágata y Ónice son numerosos y las combinaciones de colores son todas las posibles e imaginables, muchos autores nombran como Ágatas variedades que no lo son y otros incorporan, como variedades, nombres comerciales que permiten identificar ejemplares por cada tipo de dibujos. Utilizamos éstos criterios para relacionar las variedades más repesentativas:

Ágata de Fuego: Aparecida en los años setenta, de procedencia posiblemente mejicana, este mineral, puristamente tampoco ágata, está formado por restos de hierro alternante con "estratos" de calcedonia transparente. Cortando la superficie color chocolate y puliéndola con cautela, aparecen como racimos, con irisaciones rojizas o verdosas, muy semejantes a las del ópalo.

Ágata Musgosa: Tampoco esta variedad puede considerarse verdaderamente un ágata, puesto que consiste en una calcedonia incolora que incluye hornlenda verde (silicato), clorita y óxidos de Magnesio y Hierro que le dan un aspecto musgoso. Calentando este material, el hierro de una parte de la hornblenda se oxida, tomando la piedra una coloración rojiza moteada.

Agata dendrítica o arborescente: Tambien impropiamente llamada ágata, es una Calcedonia gris-azulada o beige, con inclusiónes de magnesio y menos frecuentemente de hierro, de color negro, rojizo o castaño oscuro. Cuando éstas inclusiones responden a imágenes y formas sugestivas suele denominarse Ágata paisaje o simplemente Jaspe.

Agata Madera: Reciben éste nombre los troncos de madera fósiles silificados.


LEYENDAS Y CREENCIAS:

Según tradición popular, el Ágata tiene la virtud de eliminar los pensamientos malignos, las fiebres y los nervios. Directamente, el Ágata azul, se relaciona con la resolución de problemas de garganta, léxico y voz. Tambien con la armonización de las energías positivas, lo que, mejoraría todas nuestras capacidades. Por su parte, el Ágata naranja refuerza directamente la apertura intelectual favoreciendo, supuestamente, la facilidad para la resolucion de problemas de éste tipo.