¿Quiénes somos?
Localización
Japanese
Anillos Pulseras Pendientes Collares Broches  

LAS ROCAS MAS ANTIGUAS DE LA TIERRA

Hoy en día resulta prácticamente imposible encontrar rocas de la primera corteza terrestre, ya que la mayoría han sido fundidas y tragadas al interior del planeta por el movimiento de las placas téctonicas durante miles de millones de años. No obstante parece que aun queda una zona en el planeta donde podemos encontrar restos del origen de nuestro planeta: Canadá.

Hay un extenso paraje rocoso al oeste de la bahía de Quebec llamado Nuvvuagittuq. Este lugar es conocido desde hace años por tener rocas muy antiguas, y en concreto un tipo de piedra llamada DIORITA la cual, mediante un estudio detallado de la variación isotópica de algunos elementos magnéticos como el NEODIMIO o el SAMARIO, se ha estimado una edad entre 3.800 y 4.280 millones de años, lo que las convierte en las rocas más antiguas jamás encontradas.


Diorita

Estas DIORITAS de Quebec compiten por el puesto de rocas más antiguas con las ACASTA GNEIS, un afloramiento rocoso en una isla del noroeste canadiense que mediante datación radiométrica de los cristales de CIRCON se han datado entre 3.580 y 4.031 millones de años. Como el método de datación entre ambas rocas (Quebec y Acasta Gneiss) es diferente, existen discrepancias en los expertos sobre cual es la más antigua. En cualquiera de los casos, parece que ambas pertenecen a un planeta primigenio recién formado y carente de vida.


Acasta Gneis


LA TIERRA ORIGINAL

Pero si realmente queremos ver un trozo de la primera corteza que se enfrió y que recibió los rayos de un joven -y más pequeño- Sol, las primeras gotas de agua formadas en la Tierra e ¡incluso antes de que existiera la Luna!, podemos ir a la Isla de Baffin, en al ártico canadiense. Pero desgraciadamente no vamos a encontrar en la isla rocas de más de 60 millones de años. El tesoro geológico se encuentra bajo la isla, donde los científicos han determinado que existe toda una región intacta de la original corteza terrestre que ha logrado escapar a millones de años actividad geológica y de erosión.


Isla de Bafin

El descubrimiento se ha llevado cabo ya que se ha detectado una inusual cantidad de helio-3 en la rocas de la Isla de Baffin. El 99% de todo el helio que se encuentra en la Tierra es helio-4 (llamado así por tener dos protones y dos neutrones en el núcleo del átomo) de la descomposición radiactiva del uranio y el torio del interior del planeta. Por lo que esta cantidad de helio-3 (isótopo estable del helio que solo contiene dos protones y un neutrón en el núcleo) indica que bajo la Isla de Baffin hay un manto que no ha perdido su helio-3 original al no experimentar la diferenciación química del resto del manto terrestre. La datación de esta zona se estima entre 4.450 y 4.550 millones de años, apenas de 50 millones de años después de formarse la Tierra.

Texto de Francisco Saura Ramos, Gemólogo y Fundador de Diorita.