¿Quiénes somos?
Localización
Japanese
Anillos Pulseras Pendientes Collares Broches  

LA GEODA DE AMATISTA
Detalle Geoda de Amatista, museo DIORITA Desde la más remota antiguedad el Ágata y la amatista eran piedras muy estimadas que, por su escasez, alcanzaban tan considerable valor que su adquisición era potestativa sólo de reyes, nobles y mercaderes acaudalados.

A mediados del siglo XIX, los yacimientos de Ágata y amatista de Oberstein (Alemania), principal fuente de suministro de éstas gemas, se habían agotado, lo que provocó una gran crisdis económica en la región. Ello empujó a gran parte de la población a emigrar a Sudamérica. Uno de éstos emigrantes que eligió Brasil para iniciar su nueva vida reconvertido en músico ambulante, en sus periplos por los pueblos llegó un día a una zona del Estado Braileiro de Río Grande do Sul y, como en un cuento, descubrió que los terratenientes construían los muros de separación de sus fincas con maravillosos bloques de Ágata - Además, agrupaban los excedentes en montones y pagaban dinero porque se los llevaran de sus fincas.
Esta zona es, precisamente donde se encuentran la grieta de un millón doscientos mil kilómetros cuadrados que se abriera al separarse el continente africano de America del Sur y que, a travésde las doce emisiones de lava, en miles de años, formaron las geodas de Amatista más perfectas y abundantes que se conocen.

Cuando sus amigos en Alemania recibieron sus cartas, pensaron que se había vuelto loco pero, poco a poco la noticia prosperó y, finalmente, fueron muchos los que emigraron a esta zona brasileña que, desde entonces, viene marcada por esta nueva personalidad. Tanto es así que, en la actualidad algunos pueblos de esta región están construidos con arquitectura típicamente alemana, celebran fiestas alemanas y son rubios de ojos azules que hablan portugués Brasileiro y, por descontado, se dedican a la explotación de dicha riqueza.

Las geodas aparecen englobadas en basalto. Una dura roca volcánica de color negro. Para acceder a la capa donde se encuentran, los mineros , garimpeiros en Brasil aprovechan los barranos abiertos por kas corrientes fluviales.

Una vez localizada una capa, los garimpeiros abren, mediante martillos neumáticos, túneles horizontales. De vez en cuando, la espada del martillo penetra bruscamente en la geoda patentizando el hallazgo. Entonces, el minero introduce por el agujero la lámpara de la linerna y, al visulizar el interior de la geoda decide si merece, o no, la pena.
Geoda de Amatista, museo DIORITA
Garimpeiro en minas do Sul, Brasil En el caso de merecerlo, cosa que no siempre sucede, proceden a separarla del basalto que la emgloba en una taréa artesanal y pesada como es a base de cincel y martillo.

Lo mismo que un escultor con su obra, el tamaño de la geoda se descubre cuando la labor de separación ha terminado y, dependiendo del tamaño, la geoda se traslada, entera o fraccionada, a barracones donde, mediante sierras de diamante, se cortan, pulen y lavan a presión. Listas, así, para su venta, se transportan a grandes almacenes de distribución bien de Soledade, pueblo próximo a Porto Alegre ( capital de Rio Grande do Sul) bien en Rio de Janeiro o Sao Paulo.

...... La Geoda de Amatista. Articulo original de Francisco Saura Ramos para Diorita S.L.